Saltar al contenido

PLAN DE RECUPERACIÓN O DESASTRE ECONÓMICO

 

IMG_7763-1-675x1200Plan de recuperación o de desastre económico

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Una de las cosas más esperadas, era escuchar el anuncio relativo al Plan de recuperación económica por el COVID-19, por ello se generaron muchas expectativas debido a que este demostraría si el Gobierno Federal era indiferente o no a las consecuencias económicas sobre la pandemia y en segundo término para saber la importancia que tenía para los integrantes de la sociedad una figura presidencial cada vez más debilitada en cuanto a su popularidad.

Lo cierto es que hay decepciones que no tienen marcha atrás y que seguramente traerán un costo político que se agudizará en el tiempo, que explico en 3 grandes rubros: 

1.- El mal llamado Plan de recuperación económica gira en torno a una gran pregunta ¿de donde saldrán los recursos para destinarlos a toda la oferta principal?, me refiero a la creación de 2 millones de empleos (con meta de cumplimiento en 9 meses), cuya explicación es ambigua y nada detallada. Por ejemplo se menciona que se otorgaran 170 mil millones de pesos para créditos de vivienda, los cuales generaran 270 mil empleos; es decir, el Presidente pretende que los ciudadanos se endeuden (en plena época de crisis) para contraer un préstamo que los lleve a emplear a más personas y el gobierno solo será el vigilante de la entrega del recurso, pues no dará un estímulo extra.

2.- Otro rubro que llama la atención es la baja de sueldos de los “altos funcionarios” así como la eliminación de la prestación del aguinaldo que incluye de Subdirectores hasta el Presidente de la República. Y llama la atención debido a que no explica, ni detalla cómo lo hará, cuánto dinero significa de ahorro esta situación y mucho menos el destino del recurso. Pues este tema por sí solo no es sostenible, incluso puede llegar a tribunales por ser a todas luces inconstitucional.

3.- De igual forma, se dijo que se reducirán los gastos de publicidad del gobierno, viáticos y gastos de operación; medida sumamente necesaria, aunque no especifica que cantidad se ahorraría con esta medida, y por otra parte lo que todos estábamos esperando era que suspendiera todos los actos públicos de Presidencia, con el cual si se hubiera hecho un ahorro considerable, pues abarca desde el desplazamiento de un gran sequito, la estructura utilizada, la movilización, etc.

De las 15 medidas presentadas, que por cierto, muchas se repiten, puedo concluir que se esperaba más de este Plan. En otros países las medidas decretadas sí son un sostén real a la economía, pues se generan alianzas y apoyos al sector privado, desde microempresarios hasta empresas consolidadas, ya que suelen ser el primer eslabón en colapsarse, pero  son un pilar de sostén para el aparato burocrático; así como apoyos para la población en general.

La verdad es que se queda muy corto para el tamaño de la emergencia que enfrentamos y de nueva cuenta estoy segura que la sociedad civil tendremos que sacar a este gran país adelante a pesar de la triste y pequeña figura presidencial que tenemos y que se achico aún más en esta emergencia.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: