Saltar al contenido

HACIA LA NUEVA FORMA DE HACER POLÍTICA…

Hacia la nueva forma de hacer política

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Este año 2020 ha resultado ser un año sui generis, pero con un tono complicado en cuanto a diversos temas como anteriormente lo hemos venido mencionado, a más de cuatro meses, seguimos en medio de una pandemia que ha desatado diversas crisis, la primordial en materia de salud y cuidado de la misma en las personas, pues el número de muertes en nuestro país ha rebasado toda expectativa, incluso muchos hemos conocido historias familiares verdaderamente dramáticas, donde el virus ha cambiado la vida de seres cercanos; otro tema que sin lugar a duda es la crisis económica y laboral que se está agudizando cada vez más; estos temas son y serán los pilares de la comunicación política para las próximas elecciones que tendremos en nuestro país.

Debemos entender que la actividad política, es una disciplina humana que tiene que ser perfectible y que debe estar en constante evolución, pues las necesidades ciudadanas van cambiando, pero esta transformación no sólo le corresponde a los políticos, sino a los ciudadanos que tienen un papel fundamental; partiendo desde esta premisa, podemos concluir, en teoría, que el político antes de ser servidor público, es un ciudadano haciendo política en una democracia y por ende, un ejemplo a seguir por parte de los gobernados.

Cuando tengamos la conciencia de que los ciudadanos somos una parte esencial del sistema político, y por ende somos los que equilibramos la balanza en la correcta aplicación y seguimiento de las propuestas; en la actividad diaria de nuestros políticos e incluso en la forma en que se gasta el presupuesto, la forma de hacer política cambiara drásticamente, pues se tendrá que volver a la forma más pura del quehacer político, a la esencia, volviendo los ojos y las acciones primordiales, tomando en cuenta a todos los sectores sociales; los cargos públicos deberán ser ocupados por personas con la capacidad de hacerlo; los funcionarios públicos tienen ahora la oportunidad de restaurar el vínculo entre la manera de prestar un servicio público sin abusar de su condición y por último, los ciudadanos debemos de respetar las leyes y hacernos consientes que mientras pensemos colectivamente las oportunidades serán para todos y no para unos cuantos.

Lo que he planteado no es una utopía, todo lo contrario es una idea revolucionaria y hasta ahora disruptiva de reivindicación del quehacer público, pero aplicable a nuestro entorno, pues es nuestra responsabilidad ciudadana de no ceder nuestroderecho de decisión para que otros lo utilicen en un abuso claro como se aprecia todos los días, todo lo contrario debemos comprometernos para tomar un papel protagónico y con ello marcar los puntos de la agenda pública que necesitamos en la sociedad. Y los políticos o gobernantes deben entender que es necesario cambiar la narrativa y el quehacer actual traduciéndose en algo más simple sencillez, proximidad y desapego al poder, en pocas palabras ser un auténtico servidor del pueblo.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: