Saltar al contenido

TRANSFORMACIÓN POLÍTICA…

La transformación política que necesitamos.

Por: Mónica Fragoso Maldonado

El presente año 2020 ha sido de grandes cambios en todos los sentidos de nuestras vidas, mucho de estos cambios ya están presentes y otros los comenzaremos a constatar en el transcurso del próximo año.

Uno de los cambios que urge implementar es en la forma de hacer política, pues lo cierto es que no podemos vivir sin la rectoría de ella. Entre lo más destacado en las noticias sobre la forma de hacer política encontramos en lugar de las acciones correctas, escándalos derivados de la corrupción, de malas prácticas en el ejercicio de la función pública, de la falta de transparencia y del involucramiento ciudadano en temas públicos.

Lamentablemente el origen de los partidos políticos se ha tergiversado, pues lejos de ser organizaciones que representen la defensa de los intereses ciudadanos y de sus legítimas exigencias, se han utilizado a fin de generar un aglutinamiento único de expresión de grupos de poder, sin congruencia con su ideología, virtudes y ética. Por ello en la actualidad podemos vislumbrar actores que son poco eficientes y eficaces en su tarea diaria, mientras que sus institutos políticos lejos de organizarlos y capacitarlos, están sumergidos en su dinámica interna de buscar quien aglutina más personas por el simple hecho de generar mayor poder de decisión y de beneficio cuantitativo sobre el cualitativo.

Los partidos políticos en las democracias deben desempeñar importantes tareas. La más distintiva es ser un puente de comunicación estratégica entre el Gobierno y la ciudadanía; sin embargo, no podemos negar que existe una crisis dentro de los mismos, por ello, podemos argumentar que los partidos deben de cambiar no solo en su forma de comunicar y de actuar al momento de hacer política, deben dejar la visión totalitaria o autoritaria de competir en la arena electoral, cuyo objetivo primordial, era mantener indefinidamente el poder. La transformación debe ir más allá de este simple objetivo individualista, para ahora ir por un bien mayor: el engrandecimiento colectivo de la sociedad. Lo que se logra en base a tres postulados que Elmer Ancona los refiere como los nuevos mandamientos de la comunicación política y que yo retomaré para asegurar que son los nuevos mandamientos que los institutos políticos deben de utilizar y que son: sencillez (en la forma de actuar), proximidad (con la ciudadanía) y desapego al poder.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: