Saltar al contenido

TECNOPOLÍTICA…

Tecnopolítica, al servicio del ciudadano

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Lo de hoy son la tecnología móvil y las redes sociales, que combinadas las definimos como TIC’S (Tecnologías de la Información y la Comunicación), pues ya son parte de nuestra cotidianidad. Por ello hay que potencializarlas y utilizarlas en todos los ámbitos de nuestra vida, pues hacen que la interacción sea inmediata y accesible a todos.

Nuestra vida y nuestro entorno se han modificado considerablemente pasando a ser completamente virtuales: la forma de relacionarnos, de estudiar, los juegos, y hasta la interacción política han sufrido cambios. Por eso, hoy quiero platícales del uso de la tecnopolítica para construir una mejor democracia que no solo sea digital, sino que repercuta y transforme la realidad.

Para ello, es necesario entender que los dispositivos móviles han propiciado nuevos modelos de comunicación, con lenguajes muy propios y establecidos, incluso diría yo que tienen un lenguaje exclusivo como: WhatsApp, Telegram, Facebook, Instagram, etc. Incluso los móviles también permiten usar y aprovechar los datos y preferencias de los usuarios, pues entre mayor interacción los algoritmos se enriquecen de información, pudiendo predecir comportamientos, gustos y hasta reacciones.

Aquí lo importante a destacar sería que la tecnología móvil debe de impulsar un mejor rendimiento de la relación gobierno-ciudadanos para realizar gestiones exitosas aprovechando que se vive un diálogo permanente e interconectado, existiendo así la posibilidad para mejorar este vínculo tan desgastado.

En resumen, el uso de la tecnopolítica hace referencia al uso y concepción de las nuevas herramientas tecnológicas para la comunicación, la organización y la acción política; entender esta realidad que es el primer paso, pero saber aprovecharla es un paso decisivo, ya que implica ser un factor de renovación política, que hace posible y facilita la participación y deliberación a gran escala de los ciudadanos.

De igual forma podemos asegurar que las grandes bondades de aplicar la tecnopolítica se encuentran en abrir el paso como vía de empoderamiento de la nueva ciudadanía, como un instrumento más fértil para vivir su libertad de actuación, autonomía de pensamiento, cuidando su privacidad y enalteciendo la forma de generar comunidad; además evita la corrupción pues no hay intermediarios. La comunicación es rápida y las soluciones serán en igualdad de condiciones.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: