Saltar al contenido

LOS DESAPARECIDOS DE MÉXICO…

Los desaparecidos de México

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Los días 30 de agosto de cada año se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, una problemática que parece ir en aumento y que ya no forma parte de una sola región, sino que es universal, pues a pesar de que comenzó durante las dictaduras militares como método de represión política hacia los oponentes, ahora ha evolucionado y se ha mezclado con otro tipo de delitos que dificultan aún más la investigación, la intervención rápida y la localización de la persona, tales como delincuencia organizada, trata de personas, entre otros.

Lo cierto es que existen, en su cadena de sucesos, la violación de varios derechos como: el de reconocimiento a la personalidad jurídica; a la libertad y seguridad de la persona; a no ser sometido a torturas, ni a otros tratos o penas crueles o inhumanas o degradantes; en el caso de la muerte del desaparecido, el derecho a una identidad, así como también impide la reparación del daño, el reconocer la verdad sobre las circunstancias de la desaparición; es decir, su complejidad es muy alta.

De lo anterior, es urgente hacer conciencia, no sólo como sociedad, sino en el gobierno, a fin de que se realicen todas las acciones que sean posibles para facilitar la prevención, investigación, intervención oportuna y sobre todo, la localización de las víctimas; es por ello que el día 21 de diciembre de 2010, la comunidad internacional expresó su preocupación por el aumento de desapariciones forzadas o involuntarias en diversas regiones del mundo como: arrestos, detenciones, secuestros o equivalentes a ellas; así como por el crecimiento de denuncias o actos de hostigamiento, maltrato e intimidación de los testigos de desapariciones o familiares de personas que han desaparecido, y por ello la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) decide declarar el 30 de agosto el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas que comenzó a conmemorarse a partir del año 2011.

Ahora bien, echemos un vistazo a nuestro país. En México se llegó a las 90 mil 034 personas desaparecidas, y la Comisión Nacional de Búsqueda reporta que de ellos, 81 mil 617 son personas desaparecidas y 8 mil 417 son no localizadas desde 1964, cifra que data desde el 5 de enero de 1964 a 29 de julio del presente año.

Y con todo y que a esta Comisión entrega dinero (un subsidio federal de más de un millón de pesos) para acciones de búsqueda a las entidades federativas, el rango de localización es muy pobre, siendo los estados más problemáticos en este tema: el Estado de México, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Veracruz, Puebla y Ciudad de México. Sin duda, hay mucho por realizar en este tema, falta eficientar las labores de coordinación entre las autoridades, evaluar las acciones de búsqueda contra los resultados, involucrar aún más a los familiares de las víctimas y generar estrategias de prevención y pronta localización, pues la deuda que se tiene con las víctimas y sus familias no solo es histórica, sino moral, pues vivir en la incertidumbre de no saber si un familiar vive o está muerto es un duelo eterno que no se merece nadie.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: