Saltar al contenido

ESTRÉS ESCOLAR POR LA #PANDEMIA

Estrés escolar por la pandemia

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Luego de que las autoridades gubernamentales y académicas reconocieran públicamente que en el ambiente escolar existen grandes problemáticas como bullying, ghosting, acoso, entre otras, y luego de los hechos acontecidos en una universidad privada que terminaron con el suicidio de la alumna Fernanda Michua Gantus en el año 2019, donde muchos de sus compañeros estudiantes denunciaron los altos niveles de estrés a que están sometidos, es cuando de forma clara se aborda el tema del estrés académico, lo cual sin duda cambió y se agudizó en este tiempo de aislamiento social con la pandemia.

Para ello es imperante recordar lo que se entiende por estrés académico, que es la reacción que se tienefrente a diversas exigencias y demandas a las que se enfrentan los alumnos de cualquier nivel escolar como son exámenes, trabajos, presentaciones, etc; estas reacciones activan y movilizan a nuestro cuerpo para responder con eficacia y así conseguir metas y objetivos. Sin embargo, en ocasiones se puede tener demasiada exigencia, lo que puede agudizar la respuesta y disminuir el rendimiento académico, por ello se deben de considerar una serie de situaciones vitales que repercuten en el estado emocional y físico de las personas como pueden ser: las lesiones o enfermedad personal o de alguien cercano, el despido del trabajo, la ruptura de pareja, adicciones,embarazos, la muerte de alguien cercano, problemas legales, cambio de condiciones de vida o de residencia, malos hábitos alimenticios o del dormir,etc. 

En nuestro país, el primer caso de COVID-19 llegó el día 27 de febrero del año 2020 y desde entonces hemos vivido muchos cambios, pues a principios del mes de marzo de ese año se decretó una cuarentena oficial que en muchos países ya se estaba realizado, además de un distanciamiento social que implicó: el cierre de negocios parcial o totalmente, la pérdida de empleos, la suspensión de labores y de las actividades escolares presenciales, entre otros. 

Estos cambios inesperados nos dieron un giro de 360 grados en nuestras vidas incluyendo en la forma de enseñar, aprender y convivir a la que estamos acostumbrados la mayoría de los alumnos y docentes, creando estrés en ambas partes, el cual se derivó en algunas reacciones como fatiga, jaquecas, insomnio, taquicardia, somnolencia, ansiedad, irritabilidad, entre otras. 

Incluso puedo asegurar que se agudizaron por la nueva forma de aprender virtualmente, que le dio otros componentes a esta problemática, entre ellos la falta de conectividad o de redes de internet, el analfabetismo tecnológico, la adaptación a una nueva manera de relacionarnos, etc. Por ello urge que las autoridades escolares desarrollen diversos planes deatención al estrés escolar, así como a la transmisión actual del conocimiento, pues recordemos que todos aprendemos de acuerdo a nuestras habilidades visuales, lectoescritoras, kinestésicas y auditivas; y que el virus que nos llevó a esta nueva forma de vivir no se encuentra totalmente erradicado, pues aunque hemos tenido algunos espacios de tregua no estamos exentos de que el panorama de aislamiento pueda resurgir y con ello estar incapacitados para actuar rápidamente.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: