Saltar al contenido

MORIR Y RENACER PARA TRANSFORMAR

Morir y renacer para transformar

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Nuestra sociedad mexicana acaba de vivir una de las fiestas más tradicionales, el “día de muertos”, y aprovechando que la muerte es un tema importante, me gustaría realizar una reflexión:

A partir del último tercio del siglo XX se ha venido incrementando un malestar generalizado en nuestra sociedad contemporánea que nos ha llevado a reflexionar sobre este tipo de crisis que estamos viviendo y que fue producto de diversos cambios a nivel global, nuestras estructuras económicas y políticas heredadas, así como las instituciones que nos dieron sentido por mucho tiempo como la iglesia, la familia, los partidos políticos, la educación, entre otras, se están desquebrajando; pero no todo es malo, pues a la par están surgiendo nuevas formas de convivencia humana, no exentas claro está, de contradicciones y tensiones, pues están emergiendo por las nuevas tecnologías de comunicación. Pero como todo cambio nos presenta una oportunidad, también el transitarlo nos ofrece grandes dificultades ya que esta sociedad al tener diversas formas de pensamiento, se ha polarizado.

No cabe duda que los temas más importantes en nuestra entorno son la desigualdad y la exclusión, que se han agravado por una enorme brecha económica y virtual entre los pocos que tienen mucho y los muchos que apenas tienen algo, esta gran fisura se ha ensanchado con la crisis sanitaria de la pandemia, pues en la actualidad hay un gran número de personas que no tienen acceso a servicios de salud, o carecen de atención médica de calidad, además tienen falta de acceso a la educación (sobre todo en la virtual) y la poca que hay, es de mala calidad; algunas personas han tenido que abandonar sus negocios, sus casas, su forma de vida y migrar para huir de la violencia, la miseria; y nadie habla de las consecuencias de esta movilidad. Si a ello sumamos la violencia que también se expresa al interior de las familias, en la inequidad de género, y que a pesar de que las mujeres han ganado espacio todos estamos mayormente expuestos a presenciar la violencia incluso dentro del hogar.

Y estoy segura que muchos de los lectores al igual que yo queremos pensar que no todo está perdido, porque también existen ciertos aspectos que nos permiten pensar que es posible transformar a la sociedad y que este es el gran momento para hacerlo, pues frente a este escenario diversos grupos están ya hartos que siga existiendo la desigualdad, la injusticia, la pobreza, la violencia. La historia mundial nos ofrece el conocimiento de luego de grandes problemas, las sociedades vuelven a renacer con mayor fuerza y con grandes mejoras, para ello además de buscar nuevas formas sociales de relacionarnos, entender que todo lo que se reformule lleve consigo la máxima de que “todos somos parte de esta sociedad, por ello todos somos importantes”.

Por último, no podemos olvidar a la institución base de cualquier sociedad, la familia, por ello propondría qué se regrese la atención especializada hacia ella, dada su importancia en el desarrollo de cada uno de los individuos que la conforman y si bien las formas sociales en la actualidad de la familia moderna son muy plurales, dicha institución sigue viva; y no podemos dejar a un lado la educación a fin de qué se cuestione su contribución y su función frente a la problemática que enfrentamos, por ello tenemos que revisar la investigación, la docencia y el tipo de personas que están formando cuando se están educando; en fin una muerte implica un renacer para transformarnos en la sociedad que todos anhelamos.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: