Saltar al contenido

URGENCIA AMBIENTAL Y LA MODA

Urgencia ambiental y la moda

Por: Mónica Fragoso Maldonado

Como cada semana, estimado lector, te traigo temas de los cuales se habla poco, pero impactan enormemente en nuestra vida cotidiana, hoy quiero hablarte del gran problema de la moda, de la ropa de bajo costo y el gran precio que se paga en el medio ambiente y por ende, en el futuro de nuestro planeta; para ello, te compartiré las siguientes cifras publicadas por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, que realmente me dejaron impactada:

1.- Para la fabricación de unos pantalones de mezclilla, también llamados jeans, se requieren 7 mil 500 litros de agua; lo que saciaría la sed de una persona durante siete años.

2.- El proceso completo de un jeans –que va desde producir el algodón, hasta transportarlo a la tienda–, se emiten 33.4 kg de dióxido de carbono. Si eso es por un solo pantalón de mezclilla, imaginemos lo que le cuesta a nuestro medio ambiente todo lo que existe nuestros armarios o closets.

3.- El 20 por ciento de las aguas residuales del mundo provienen del teñido y tratamiento de textiles.

4.- Cada año, la industria de la moda utiliza 93 mil millones de metros cúbicos de agua, lo que sería suficiente para satisfacer las necesidades básicas de consumo de 5 millones de personas.

5.- La industria de la moda es directamente responsable del 10 por ciento de las emisiones globales de dióxido de carbono, que es mucho más que los sectores de transporte marítimo y aéreo juntos; y,

6.- Las emisiones de gases de efecto invernadero correspondientes al sector de la moda aumentarán más del 50 por ciento para el año 2030.

En pocas palabras, se prevé que si los patrones demográficos y el estilo de vida que estamos realizando siguen su curso, el consumo mundial de ropa va a aumentar los actuales 62 millones de toneladas a 102 millones en 10 años. La producción de ropa se ha acelerado enormemente, el lanzamiento de las colecciones ya no se planifica a propósito del cambio de estación sino que se reponen cada semana, si en el año 2000 se fabricaban 50 millones de prendas, 20 años después se fabrica el doble.

Muchas organizaciones de la sociedad civil, así como la alianza ONU para la moda sostenible, han generado diversas iniciativas, entre ellas “la economía textil”, con el objetivo de qué se exploren nuevos materiales para fabricar ropa que sea más duradera que se pueda revender o reciclar para elaborar otros productos y con ello se disminuya la contaminación.

Muchos podemos ser generadores de cambio, debemos de hablar más del tema para generar una cadena de conciencia preventiva, a fin de implicar a más personas que participen en la industria: diseñadores, fabricantes, críticos y nosotros los consumidores.

Como consumidores también podemos investigar sobre si la fabricación de la ropa que adquirimos es sustentable, busquemos ser creativos para combinar y reciclar prendas, reparándolas y donándolas, o comprar sólo lo que se necesite, pues parte de los estudios que causan una gran alarma reflejan que el 40 por ciento de la ropa que se compra nunca se usa; así que debemos pensar más en la calidad que en la cantidad; por último, no debemos de olvidar que la conducta de todos tarde o temprano nos va afectar, que no hemos entendido que somos seres vivos viviendo en un ser vivo que se encuentra devastado y que tarde que temprano no podrá sostenerse sin el costo de sufrir enormes consecuencias que no sólo serán un simple cambio climático sino la devastación total de recursos no renovables.

Categorías

Colaboraciones

callejoninformativo Ver todo

Información, Opinión y Análisis

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: